Buscar este blog

jueves, 21 de septiembre de 2017

Manifiesto: "1-O, Estafa Antidemocrática"


1- O Estafa Antidemocrática


Impulsado por la asociación Recortes Cero, 367 intelectuales de izquierdas son los primeros firmantes de un Manifiesto titulado el 1-O de “estafa antidemocrática”, publicado el domingo, 17 de septiembre, en El País y en el que llaman a no participar en el referéndum que pretende celebrar el Govern de la Generalitat el 1 de octubre.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

¡Basta ya!: La izquierda dice NO al procés

La izquierda nacionalista, pero también una parte de la izquierda del conjunto de España, se ha sumando a la hoja de ruta diseñada por el independentismo catalán. Esto incluye la aceptación de una serie de premisas ideológicas, políticas y culturales. Nosotros consideramos que muchas de estas premisas están completamente alejadas de los valores y de los objetivos de justicia, solidaridad y multiculturalidad por los que hemos venido luchando durante muchos años.

No es una mera cuestión ideológica. Si no conseguimos aislar al independentismo la agenda nacional va a deglutir en poco tiempo la agenda antineoliberal en toda España y las fuerzas conservadoras van a recuperar la hegemonía al norte y al sur del Ebro. Es altamente probable, además, que esta dinámica contagie a otras regiones de Europa sustituyendo las políticas territoriales de índole solidario, que la izquierda está intentando poner en marcha en toda Europa para arrinconar al neoliberalismo, por otras basadas en la exacerbación y la competencia nacional y territorial.

Siempre hemos estado y seguiremos estando a favor del derecho a la autodeterminación de las naciones oprimidas, y siempre hemos apoyando los procesos de descolonización que le pongan fin al sometimiento de una nación por otra. Apoyamos un orden en el que los conflictos sean solucionados siguiendo el principio de justicia y de solidaridad con las partes más débiles, y apostamos por una sociedad en la que las culturas y las identidades coexistan de forma armoniosa y no excluyente. Desde luego somos conscientes de la importancia que tienen las identidades colectivas para cualquier proyecto y que su construcción es una tarea política que ha sido descuidada dejándoles a  los nacionalistas de uno y de otro signo el campo libre para hacerlo a su gusto. Pero consideramos un grave error anteponer los posicionamientos identitarios al análisis racional de la realidad.  La historia europea del siglo XX está llena de ejemplos y la izquierda no puede ignorarlos bajo ningún concepto.

Pero sentimos un profundo desacuerdo con el procés porque Cataluña no tiene nada que ver con una nación colonizada u oprimida. Se trata de la región más desarrollada y rica del Estado, tiene un elevado nivel de autogobierno y otros territorios y culturas sufrieron, al menos, las misas arbitrariedades durante la dictadura de Franco. Consideramos que el discurso supremacista de los protagonistas del procés está muy próximo, más allá de su barniz progresista, al discurso de sectores de la derecha europea en relación con los países del sur de Europa de los que desean desvincularse para poder cancelar toda forma de solidaridad territorial: no es casualidad que su utopía sea convertir a Cataluña “en la Finlandia del Mediterráneo”. El procés busca generar un choque de identidades similar al “choque de civilizaciones” que rechazamos pues ambos abordan los problemas complejos manipulando los instintos primarios de las clases más desfavorecidas. Rechazamos la tergiversación de la historia, así como la  utilización de autores como Marx, Engels, Lenin o Trotzki para legitimar un proyecto antisolidario destinado a dividir a las clases populares españolas. Pero sobre todo rechazamos la retórica del “derecho a decidir” basado en una visión formal y sesgada de la participación pues no reconoce el resultado de las urnas, no asegura la presencia igualitaria de todas las opiniones en los medios de comunicación de masas, obliga a muchas personas a optar arificialmente por una de sus dos identidades, excluye de dicho derecho  a los no residentes de Cataluña a pesar de que sus vidas se verían seriamente afectadas por el resultado de la consulta y porque sus impulsores no tienen pedigrí el democrático suficiente: el golpe de estado institucional del 6 de septiembre es un ejemplo que debería hacer pensar a toda persona de buena voluntad. Nos parece un acto de gran irresponsabilidad banalizar, además, el fenómeno estatal, coquetear con la destrucción del estado español en pleno neoliberalismo e identificar el período constitucional de 1978 con el régimen franquista. Como ciudadanos implicados durante muchos años en la lucha por la democracia, la justicia social y por un orden económico solidario y ambientalmente sostenible, nos sentimos profundamente ofendidos cuando se vincula nuestra oposición al independentismo con la derecha española y al “españolismo” como si España se redujera al régimen de 1939 y como si las izquierdas independentistas no  estuvieran subordinando la cuestión social a la cuestión nacional aceptando los dictados de la derecha supremacista catalana. Al hacerlo, ignoran el significado que la palabra “España” ha tenido durante décadas para los antifascistas de todo el mundo, esquivan el significado de la Segunda República para todos los demócratas españoles, le quitan a los no catalanes el derecho a una identidad incluyente y tergiversan la historia para poder limpiarla de realidades incómodas. 

Los que queremos para nuestro país de países es un régimen republicano basado en la solidaridad territorial, el multilingüismo y la justicia social. Un régimen que trabaje por un orden mundial justo y pacífico, en el que todos los países y regiones tengan una oportunidad para su desarrollo. Por eso no podemos seguir asistiendo callados a este despropósito, no podemos seguir subordinando nuestro proyecto al guión independentista y poner en peligro todo por lo que hemos venido luchando: ¡basta ya, el procés no es la hoja de ruta de la izquierda!

Este es un llamamiento a todas las personas que abracen la causa de la justicia, la solidaridad y la multiculturalidad para que revisen su relación con el nacionalismo en todas sus variantes y muestren públicamente su oposición a la hoja de ruta independentista que lo ensalza y alimenta. También es un llamamiento para que participen de la construcción de una nueva identidad federal y compartida inspirada en las grandes tradiciones democráticas y republicanas; un llamamiento a que no se dejen engañar por la retórica democrática de los protagonistas del procés y antepongan la racionalidad a los sentimientos en estas horas de tensión. Si no lo hacemos, nos arriesgamos a vernos arrastrados por una dinámica en la que los argumentos nacionales e identitarios habrán conseguido colonizar el discurso político durante generaciones en detrimento de los valores de justicia y de solidaridad, los únicos que pueden aportar soluciones estables a los problemas que vive el mundo, Europa y nuestro país de países.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Antonio Santamaría: Fracturas en la izquierda catalana (publicado en el Viejo Topo Express agosto 2017)

Invito a la lectura de este riguroso artículo sobre la izquierda y la cuestión catalana firmado por Antonio Santamaría.  

A medida que se aproxima la fecha del referéndum unilateral se agudiza la polarización en la sociedad catalana y la división entre las izquierdas del país. Aquí se analizan los argumentos de los partidarios de apoyar la participación en el referéndum.