Buscar este blog

jueves, 28 de enero de 2021

Manifiesto por un republicanismo solidario e inclusivo - puedes firmarlo en: http://chng.it/YnVdV7vXMw

 Manifiesto por un republicanismo solidario e inclusivo 


Los abajo firmantes nos declaramos republicanos. Algunos hemos sostenido y sostenemos una defensa más activa y política del proyecto, otros nos limitamos a defender un republicanismo más teórico o cultural. Algunos somos progresistas y nos consideramos de izquierdas, otros somos liberales o conservadores.  Algunos no somos creyentes, otros tenemos convicciones religiosas, aunque apostemos por una separación entre Iglesia y Estado. Por mucho que nuestros argumentos y puntos de vista sobre muchas cuestiones sean distintos, todos queremos lo mejor para nuestro país y pensamos que los ideales de igualdad, libertad y solidaridad son la mejor forma de conseguirlo. Podemos discutir si resulta apropiado o no exigir en este momento el advenimiento de la República, pero consideramos en todo caso que una jefatura del Estado no votada por la  ciudadanía no es la mejor forma de gobierno: las conductas insolidarias del ex Jefe del Estado nos refuerzan en nuestras convicciones. 


Pero rechazamos en todo caso con contundencia el levantamiento de la bandera republicana como estrategia de destrucción de nuestro país.  El republicanismo de los independentistas resulta incompatible con las ideas de libertad, igualdad y solidaridad pues se basa en el enfrentamiento entre territorios e identidades, y es utilizado como instrumento para la destrucción del demos común y solidario que pretendemos construir los republicanos. De alcanzar sus objetivos provocaría la balcanización de la Península Ibérica y bloquearía cualquier proyecto de solidaridad entre aquellos que hoy convivimos en España haciendo imposible durante generaciones un proyecto civilizado de coexistencia. Los republicanos también tenemos que combatir las opciones políticas secesionistas porque propician que muchos ciudadanos que no simpatizan con la monarquía se abstengan de apoyar una opción republicana de manera más explícita. La experiencia con el estado autonómico, y últimamente la pandemia del Covid-19, han puesto de manifiesto la necesidad de profundizar en fórmulas más estables y decididas de cooperación territorial. Pensamos que la arquitectura institucional más idónea sería el de una República diversa y solidaria, pues generaría un marco de convivencia diferente a la realidad cuasi-confederal del país a la que nos ha arrojado la dinámica competitiva entre territorios, lenguas e identidades. 


Pensamos, además, que el proyecto republicano tiene que ser políticamente inclusivo y opuesto al sectarismo. No debe ser patrimonializado por proyectos políticos determinados, sino tener un fundamento abierto plural, con capacidad de incluir a sectores amplios de la sociedad española, incluyendo las izquierdas, el centro político, el liberalismo y sus sectores conservadores. Una de las causas del fracaso de la última experiencia republicana fue justamente el sectarismo practicado por muchas de las organizaciones que la apoyaban, un sectarismo que pretendemos dejar atrás pues sólo así será posible consolidar en España un proyecto solidario, plural y sostenible de base republicana, en definitiva un proyecto civilizado y justo de coexistencia entre todos y todas. 


Primeros firmantes


 

Alberto Limón Aguado

Alfredo Carralero

Alfredo Clemente

Alfredo Iglesias Diéguez

Alfredo Losada 

Andrés de Francisco

Andrés de Miguel

Antonio Fernández Díaz

Antonio Francisco Ordóñez 

Antonio Santamaría

Armando Fernández Steinko

Aurora Rojo

Beatriz Arceredillo

Carlos Jimenez Villarejo

Carlos Palomo Blanco 

Carmen Salamanca Casero

Cristobal Jiménez Gallego

Daniel Jiménez Schlegl

Eduard Rodríguez Farré

Edward Martín

Enrique del Olmo García

Enrique Olivas Cabanillas

Ernesto Martínez de la Hidalga

Eugenio del Río Gabaraín

Eva Grande

Fco Javier Pardo de Campos

Felisa Díez 

Félix Pérez Romera

Fernando Fernández Llebrez

Francisco Javier Merino Pacheco

Isabel Molina Martos

Javier de Erausquin

Jesús Mª Puente González

Jordi Cuevas Gemar

José Gabriel Zurbano Melero

José Herrera Plaza

José Luis Morales Suárez 

Juan Gómez

Juan Ignacio Castién Maestro 

Juan Pablo de Santos

Juan Torres

Luis Antonio Caldeiro López

Luis Cabo

Luis Méndiz

Manolo Monereo

Marc Luque

María Gascón

María José Martínez Vial

Martín Alonso Zarza

Miguel Candel

Miguel Cañas Buendía

Miguel María Muñiz Gutiérrez

Miguel Riera

Montserrat Modéjar Hernández

Nàdia Subirana Álvarez

Pablo Navarro

Rafael Pillado

Ricardo Ortíz

Roberto Viciano

Rosario Santos

Salvador López Arnal

Salvador Redón Cuenca

Santiago Armesilla

Santiago Palacios

Victoriano Fernández

martes, 29 de diciembre de 2020

Izquierda, independentismo y la construcción de un nuevo demos

 publicado en Eldiario.es


27 de diciembre de 2020 


 Demos, izquierda e independentismo


El procés se ha estrellado, pero ha generado una dinámica de largo alcance que obliga a pensar en antes y después. Sólo es posible orientarse en ella comprendiendo las lógicas diferenciadas que alimentan lo nacional/identitario y el eje izquierda/derecha. Los independentistas de izquierdas consideran que es posible fundir ambas en una sola a pesar de su incompatibilidad. Su concepción de la solidaridad, que sin duda existe, está y estará siempre subordinada a la lógica nacional del demos que pretenden construir: solidad quizás, pero sólo con los “nuestros” y necesariamente frente a los “no nuestros”, en esencia la misma lógica que la de “America first”. 


El procés ha demostrado que el voluntarismo institucional no va a permitir nunca alcanzar la independencia y Esquerra ha iniciado un repliegue táctico al que se suma Bildu y, antes o después, también el BNG. Aplicando medidas sociales, apostando por el cambio demográfico y cancelando temporalmente su alianza con las derechas secesionistas, estas fuerzas ensayan un acercamiento a las izquierdas del conjunto de España con el fin de ampliar la base social del independentismo intentando incorporar a sectores populares no nacionalistas castigados por la crisis para luego acometer un nuevo procés, esta vez con más apoyo ciudadano y quizás extendido al conjunto de España. Será el momento en el que volverán a su antigua coalición con la derecha secesionista, pues el eje nacional siempre prevalece frente al social cuando el objetivo es la independencia. Si lo consiguen, será el final de una agenda progresista en España durante varias generaciones.  


Unidas-Podemos no disponen de una estrategia comparable para abordar la cuestión territorial. La mayoría de sus dirigentes siguen aferrados a la lectura de la autodeterminación entendiéndola como una cuestión democrática antes que como un problema de definición del demos con capacidad de “decidir”, en definitiva siguen aferrados al dogma supremo de los nacionalistas. Unidas-Podemos intenta   instrumentalizarlos tácticamente para que les apoyen en sus iniciativas progresistas, una estrategia relativamente normal propia de cualquier escaramuza parlamentaria. Pero la cosa es en realidad al revés, pues son los partidos independentistas los que están instrumentalizando a Unidas-Podemos que, al no disponer estos últimos de una propuesta territorial e identitaria propia, se colocan en una posición de desventaja estructural en el protocolo de las concesiones mutuas.  


Quizás sin saberlo, su apuesta intuitiva es la de Azaña en los primos años de la República: los catalanes y vascos tienen derecho a cosas identitarias “blandas” mientras que los “castellanos” se tienen que conformar con conquistar los mecanismos fríos y weberianos de gestión racional del Estado para así poder resistir frente a las cosas “blandas”, siempre abrumadoras, de la derecha españolista. Azaña fue traicionado por los nacionalistas porque ni vascos ni catalanes se conformaban con cosas blandas como él pensaba, sino que su objetivo era y es la construcción de un estado frío y weberiano propio: las "cosas blandas” siempre son la antesala de otras más frías y contundentes. Las izquierdas españolas, entre las que se encuentran muchos votantes y dirigentes del PSOE procedentes de las zonas más ricas del país, siguen aferrados a este malentendido que les da argumentos y aliados frente a la derecha. Pero no es una estrategia realista pues la derecha se crece siempre con los enfrentamientos entre identidades excluyentes, con lo cual queda neutralizada la ventaja inicial que obtienen las izquierdas de esta clase de apuestas. Podemos cree que el problema se puede solucionar retóricamente, repitiendo “nuestra patria” cada vez habla de justicia social y de Constitución. Pero esto es subestimar el peso político de las “cosas blandas”, ignorar que ni el demos español ni ningún otro puede subsistir sin ellas, sin un relato identitario consensuado. Esta clase de relato no pasa en España por sustituir el nacionalismo lingüístico al norte del Ebro y del Miño por el nacionalismo lingüístico de tiempos pasados sino, entre otras cosas, pasa por revisar el título octavo y por impulsar una política de pluralismo lingüístico en todo el territorio, un pluralismo que irá fraguando una nueva identidad compartida y esa lealtad imprescindible para construir un país plural, federal y simétrico. 


La derecha española ni es inocente ni es ajena a esta dinámica. Su patrimonialización sentimental del demos nacional y sus constantes intentos de expulsar de él a la izquierda como estrategia de defensa de su agenda socioeconómica, arroja a esta última a la orfandad identitaria y, desde ahí, a los brazos de los que diseñan desde hace décadas la destrucción del demos español, en definitiva la balcanización de la Península Ibérica. Pero tampoco sirve el sectarismo frente a conservadores y liberales como hacen no pocos progresistas o muchos de los que reivindican una Tercera República desde la izquierda. Si, como tarde tras el procés, se hace más y más  evidente que hay que inventar una nueva nación de nacionalidades, también liberales y conservadores tienen que participar en el proceso pues representan la mitad del país. Pero así como las izquierdas tienen que aprender a aceptarlos, también estos tienen que aceptar una vez por todas que a la izquierda del centro-izquierda también vive una parte sustancial del país, y que las opiniones opuestas al neoliberalismo no implican pretender destruirlo. Conservadores y liberales sólo tendrían que seguir los pasos de Adolfo Suárez que entendió, que sin la legalización del PCE no era viable una democracia parlamentaria de tipo occidental, y menos aún el demos constitucional que tocaba construir en 1978 y que toca reconstruir ahora. Antes que insistir en la expulsión de las izquierdas estigmatizándolas de “radicales” -el radicalismo afecta hoy sobre todo a la ortodoxia neoliberal- la aportación de los conservadores a la refundación del demos común debía ser el arrinconamiento del golpismo ideológico de la ultraderecha, así como el rescate de las tradiciones del humanismo cristiano en beneficio del conjunto del país. 


También los liberales tienen que mover ficha redescubriendo su propia tradición humanista -por ejemplo a los liberales John Rawls y J. M. Keynes- antes que insistir en el ultraliberalismo antihumanista de Von Hayek o Milton Friedman que, además, no ofrece solución alguna a los grandes problemas globales que se han agudizado tras las crisis del 2008 y del Covid. Como ha demostrado Thomas Piketty, no hay posibilidad alguna de crear un demos democrático, un orden civilizado y un espacio de identidad compartida sin hablar de solidaridad no sólo entre territorios, como conceden al menos formalmente los liberales españoles -no siempre los conservadores- sino también entre clases sociales. No hay otra forma de asegurar que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos en todo el territorio, y no va a ser ser posible arrinconar a los independentisas -confesos o no- sin una propuesta sincera de solidaridad tanto interterritorial como también social: estamos hablando del tercer fundamento -junto con la igualdad y la libertad- de cualquier demos que pretenda ser construido sobre bases democráticas y  civilizadas.  


El problema es la cultura del corto plazo, que contrasta con los recorridos estratégicos de los nacionalistas, y que impide arrostrar un bloqueo secular que sufre la idea de España desde el siglo XIX con los interludios del regeneracionismo y del republicanismo. Tanto Unidas-Podemos hoy como Felipe González o José María Aznar antes que ellos, hicieron concesiones estratégicas a los nacionalistas a cambio de apoyos coyunturales. No habría sido grave, como tampoco lo es que Bildu apoye hoy los presupuestos, si detrás hubiera una estrategia realista propia de construcción de país sobre la que avanzar. Pero esa estrategia no existe entre los partidos de ámbito estatal sean de izquierdas o de derechas condenados a navegar en un pobre “aquí y ahora” mientras otros exploran escenarios para la balcanización pacífica del sudoeste de Europa.   


El procés ha generado una dinámica que tiende a reforzar a los independentistas. Pero también puede provocar otra que, por fin, actúe en sentido contrario pues ha hecho visibles los limites del mirar a otro lado, así como la inviabilidad del continuar el coqueteo con un pasado que no aporta solución alguna: tenemos que refundar nuestro demos común y la experiencia de la lucha contra el Covid ha reforzado esta necesidad. Tenemos que ponerle fin a la cultura confederalizante a la que ha llevado el desarrollo el actual Titulo Octavo basada en la conquista de relaciones bilaterales entre el gobierno central y los territorios mientras persiste la pelea debajo de la mesa. En 1978 no se abordó el problema de la identidad común por diferentes razones pero es evidente que resulta imposible crear un espacio federal y solidario sin la construcción de las “cosas blandas” que nos puedan unir a todos, y no sólo a catalanes y vascos entre sí como equivocadamente sostuvo Azaña con toda su buena voluntad. 


    Hay que forjar un gran pacto para la creación de un demos federal, solidario y tendencialmente simétrico del que siempre quedará fuera el 30% del país pues siempre va a contradecir sus objetivos estratégicos, pero que puede tener capacidad sobrada de incluir a todo el resto. Todos los actores realmente interesados en crear un demos inclusivo tienen que salir para ello fuera de su zona de confort y abandonar esa visión táctica y deprimente de la política y el país que tienen en la actualidad para así poder contribuir a esbozar el perímetro del nuevo demos. Un demos que no sólo tendrá que reconocer la pluralidad ideológica, sino también la lingüística y cultural del conjunto del territorio. Por mucho que hoy parezca utópico e imposible sin serlo en absoluto, es la única solución y además es extrapolable al conjunto del proyecto europeo.



 elDiario.es depende de ti Nuestro periodismo es independiente porque solo nos debemos a nuestros lectores. Si te gusta nuestro trabajo, apóyanos tú también. 

martes, 23 de junio de 2020

El Covid: las cartas boca arriba

La crisis del Covid está forzando una clarificación brusca de la realidad política y social que afecta a la  hoja de ruta de las izquierdas. La incorporación de Podemos al gobierno está acelerando la maduración de sus responsables confrontados ahora con la realidad en detrimento de la  cultura del discurso y de su indefinición en el tema nacional. El Covid va a desencadenar una ola de medidas y formas de pensar socializantes comparables a las que siguieron a la segunda guerra mundial, abonará el terreno para el despliegue de un discurso de reciprocidad y solidaridad en todo el  país y en todo el planeta, economía y sociedad se tendrán que volver a pensar en términos de “toda la casa” (J.M. Keynes) abriendo más oportunidades para abordar el problema ambiental, la regulación del sistema financiero o la integración solidaria de Europa. Como en otras ocasiones, esto admite propuestas políticas distintas pero el eje derecha-izquierda volverá a ganar visibilidad, aunque por medio de un nuevo lenguaje, en una sociedad distinta y una ciudadanía mucho más instruida. Quizás ni siquiera llegue a llamarse de esta forma. 

lunes, 24 de febrero de 2020

Secessionism and inequality in Catalonia

In this link

https://www.dropbox.com/s/hih30oi2smrb2df/Secessionism%20and%20inequality%20in%20Catalonia.pdf?dl=0

you can download the results of an important empirical research on secessionism and ethnic/social inequalities and social media consumption in Catalonia published by the Professors Oller, Santorra and Tobeña.  

viernes, 31 de enero de 2020

The Spanish Illegal Economy


Armando Fernández Steinko 

Universidad Complutense de Madrid

The Spanish illegal economy
Key findings

  1. We have reconstructed and calculated the value and flows of the Spanish illicit economy from primary sources : the proven facts of 500 sentencing cases and other judicial documents, 120 interviews, as well as 45 official databases. Secondary sources (published news as well as 550 case studies and partial studies) play only a complementary role.