Buscar este blog

martes, 9 de julio de 2019

De los errores de Podemos a la propuesta federal (publicado en El Viejo Topo)



Las elecciones generales y autonómicas de 2019 han puesto fin al ciclo de regeneración política iniciado por las Mesas de Convergencia (2010) y  el Movimiento 15-M (2011), y que capitalizó electoralmente Podemos un año después. Como sucedió en el período de decadencia de Izquierda Unida, la organización no está siendo capaz de abordar una discusión en profundidad sobre las causas de su rápido declive. Pero la capacidad que desplegó en sus mejores años de sumar más del 20% del electorado en toda España, y de convertirse en la primera fuerza en Cataluña y el País Vasco, dos territorios plurales que contienen la clave para la solución del problema identitario en el conjunto del país, ha sido demasiado importante como para banalizar este experimento político o conformarse con explicaciones personalistas y anecdóticas ¿Qué ha sucedido con Podemos?

martes, 23 de abril de 2019

El patriotismo constitucional para una nueva convivencia



En vías de publicación en:  Tey, M. et al (coords): La democracia constitucional en el siglo XXI. Ed. Almuzara, Córdoba 2019

La idea del Patriotismo Constitucional (PC) nace en el contexto de la reunificación de Alemania hacia 1990: dos países con el mismo origen étnico y la misma lengua pero culturas políticas muy distintas entre sí. Intentaba definir un espacio común de encuentro identitario entre las dos Alemanias sin tener que recurrir a contenidos étnicos ni lingüísticos que podían generar una vuelta a la idea de nación de los años del nacionalsocialismo. De hecho, el principio del derecho de sangre -la nacionalidad alemana se concedía en función de los ancestros- era aún el único vigente en este país hasta 1999 fecha en que se introdujo el derecho de suelo -ius soli- que concede la nacionalidad en función del lugar en el que se haya nacido tal y como sucede en Francia o los Estados Unidos desde hace ya mucho tiempo. La idea central del PC es que la nacionalidad o ciudadanía no se puede construir sobre lazos étnicos y culturales comunes sino en la práctica social y comunicativa de los propios ciudadanos, de un “plebiscito diario” como escribió Ernest Renan a finales del siglo XIX para -y esto es importante para entender el punto de vista de Renan- poder argumentar la pertenencia de Alsacia-Lorena a Francia, una región de origen étnico-cultural alemán incorporada a Alemania con la victoria militar del II Reich sobre Francia en la guerra de 1870/71.

sábado, 2 de febrero de 2019

Joaquim Coll:Die Gerichtsverhandlung von dem Procés Lobe das Oberste Gericht

Täglich erleben wir die härteste Abwertung des im Februar beginnenden Prozesses gegen die Anführer der katalanischen Separatisten von Seiten der separatistischen Welt. Wir haben seit Monaten einen ermüdenden Medien-Zirkus mit unzählbaren Begegnungen mit den U-Häftlingen, manchmal ihren Familien und vor allem ihren Verteidigern erlebt, die vor allem die These verbreitet haben, daß die Urteile schon im Vorfeld des Verfahrens geschrieben worden seien.

Enrique Gimbernat: Über Rebellion und Aufstand*



Wenn meine Rechnung  nicht falsch ist, hat  das katalanische  Parlament zwischen Januar 2013 und Oktober  2017 vier Gesetze und sechs Beschlüsse verabschiedet,  und sein Präsidium hat an zehn verschiedenen Gelegenheiten eindeutig verfassungswidrigen Vorschlägen von Gesetzen und parlamentarischen Resolutionen  zugestimmt,  die durch die Autonome Legislative Kammer verabschiedet werden sollten, und die im Widerspruch  zu früheren Gerichtsentscheidungen  des Verfassungsgerichts  standen;  das alles mit dem Ziel, die Volksabstimmungen zur Unabhängigkeit vom 9. November 2014 (die Abstim- mung der “Pappwahlurnen”) und vom 1. Oktober 2017 zu erleichtern und zu ermöglichen.  Die Regierung der Generalitat hat ihrerseits und zu demselben Zweck vier gleichermaßen verfassungswidrige Verordnungen  erlassen.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Material para comprender la naturaleza del procés

De esta dirección podéis descargar más publicaciones, entrevistas y documentación de varios autores que permiten descifrar la naturaleza política, social y también cultural del procés

https://www.dropbox.com/sh/kmeug6wb4yifoaf/AABzJhFP8a0PCb0dtxNO5xbya?dl=0

martes, 11 de septiembre de 2018

Conversación con Salvador López Arnal sobre izquierda y nacionalismo (publicado en Rebelión)



Me gustaría preguntarte en torno a un artículo que has publicado en El Viejo Topo del pasado mes de junio de 2018: “Inventemos un nuevo país de países”. Empiezo por el título si te parece: ¿qué es un país, cómo lo podríamos definir o entender? Puestos en ello: ¿y un país de países?
Utilizo la palabra “país” o “país de países” por razones operativas, para no entrar en polémica desde el principio e intentar que el lector caiga en los términos trillados que son los que le estoy proponiendo esquivar. La palabra “nación” tiene una carga jurídica y política que, desde mi punto de vista, no está en el centro del problema. No quiero hacer aquí un debate teórico más, pero lo esencial de ese concepto es que da el paso desde el reconocimiento de una realidad cultural e identitaria propias, al deseo de que dicho reconocimiento se traduzca en el ejercicio del poder sobre un determinado territorio basado justamente en aquella, una realidad que el nacionalismo tiende a particularizar lo más posible frente al resto y a definir de forma cada vez más uniforme excluyendo de esta forma tendencialmente a una parte de la población. Pero tampoco me interesa enfocar el tema, como lo hacen muchas personas progresistas, como un mero problema de (re)distribución de recursos entre territorios aceptados como “naciones” en función de dicha particularidad cultural e identitaria que, siguiendo la argumentación de los nacionalistas, estas también consideran acabadas y definitivas, en definitiva naturales y ahistóricas. Su pregunta es: ¿combinamos las naciones, regiones y nacionalidades siguiendo un principio federal o confederal? No, yo no voy por ahí, pues para mí no hay que combinar de otra forma cosas ya existentes sino crear un algo nuevo.  El uso de la palabra “país” o “país de países” retrotrae a esos momentos abiertos y aún sin definir en los que todo esta por hacer, un momento que es el que vivimos o deberíamos vivir en España.