Buscar este blog

Cargando...

martes, 4 de marzo de 2014

Ucrania: la quimera de Europa. Por HIGINIO POLO (El Viejo Topo - Rebelión)


El estallido, a finales de 2013, de una nueva crisis política en Ucrania, más allá de los protagonistas locales y de las causas internas que han llevado a su repentino desarrollo, manifiesta que la agria disputa por el dominio de la antigua periferia soviética no ha terminado, ni mucho menos. Junto a las fuerzas políticas ucranianas, y los grupos económicos ligados a ellas, tres poderes exteriores protagonizan la crisis. Por un lado, es visible la acción de Estados Unidos, que aunque por imperativos geográficos no puede aspirar a introducir en su área de influencia directa a Ucrania, sí pretende convertirla en una segunda Polonia: un país-cliente, satélite, activo propagandista de la visión norteamericana del mundo y solícito cumplidor de todas las demandas de Washington, desde el envío de tropas a aventuras neocoloniales hasta la apertura de cárceles secretas, pasando por la colaboración de servicios secretos y fuerzas armadas. Por otro, es evidente el ejercicio posibilista de la Unión Europea, que si bien aspira a atraerse a Ucrania a su zona de influencia (con la colonización del mercado interior ucraniano y la apertura de nuevas fuentes de inversión y negocio para las empresas europeas), sabe también que, inmersa en una dura crisis la propia Unión, no puede prometer a Ucrania una integración inmediata: el interminable “caso turco” (Bruselas firmó con Ankara un tratado de asociación… en 1963, que no ha tenido consecuencias para la integración), y las dimensiones de Ucrania, muestran los límites de su política exterior. Por su parte, Rusia se halla embarcada en la reconstrucción y reintegración del antiguo espacio soviético, resignada al distanciamiento báltico, el rechazo azerí y la enemistad georgiana, pero dispuesta a poner límites a Washington y Bruselas en el resto de las antiguas repúblicas soviéticas.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Multilingüismo y recomposición identitaria en España



  Las relaciones entre lengua, soberanismo y construcción de pasados míticos han sido un tema recurrente en el mundo occidental desde la Revolución Francesa. En los tiempos que corren, el soberanismo, es decir, el intento de ciertos territorios de segmentarse políticamente del resto, tiene mucho que ver con el rearme de muchas regiones en un contexto de competitividad sin fin, de volatilidad de las inversiones en un contexto económico desregulado, en definitiva con el triunfo del neoliberalismo a escala planetaria Casi siempre estos territorios, como es el caso de Euskadi, Cataluña o las regiones del norte de Italia, tienen unos niveles de renta per cápita por encima de la media nacional y casi siempre disponen, además, de una lengua propia. Pero el deseo de segmentarse de una forma o de otra del resto de los territorios que conforman un Estado es mucho más general, es común a muchos otros espacios regionales con políticas competitivas y no sólo a aquellos con tradiciones lingüísticas propias.

lunes, 3 de febrero de 2014

Esbós per a una proposta d’ofensiva sobre el tema nacional




I. Tres malentesos

L’esquerra de l’Estat contempla els esdeveniments a Catalunya amb una excessiva passivitat. N’hi ha tres actituds diverses dins d’aquesta passivitat general. Cap de les tres és el resultat d’un anàlisis sistemàtic. Més aviat  reflecteixen una actitud espontània, intuïtiva o emocional enfront dels esdeveniments. Per molt que, de vegades, aquestes actituds es recolzin en arguments pretesament objectius (amb exemples històrics o econòmics), el cert és que darrera d’aquestes no s’amaguen anàlisis racionals sinó identitats diverses.

martes, 21 de enero de 2014

Esbozo de una propuesta ofensiva sobre el tema nacional



I. Tres malentendidos



La izquierda del Estado contempla los acontecimientos en Cataluña con una excesiva pasividad. Hay tres actitudes distintas dentro de esa pasividad general. Ninguna de las tres es el resultado de un análisis sistemático. Más bien reflejan una actitud espontánea, intuitiva o emocional frente a los acontecimientos. Por mucho que a veces estas actitudes se apoyen en argumentos pretendidamente racionales (por ejemplo históricos o económicos), lo cierto es que ese no es el caso: detrás de ellos se esconden simplemente identidades distintas. 

miércoles, 2 de octubre de 2013

Crear capacidades productivas usando recursos endógenos


Presentado en:  

Left European Industrial and Economic Policies:
New Models of Production and socio-ecological Transformation.
For a cooperative European Division of Labour
Bruselas Octubre 2013

Introducción 

Las condiciones de la incorporación de España, de Portugal y de Grecia al proyecto europeo no son comparables con las de los países fundadores. A diferencia de Italia, el cuarto país del sur cuyas estructuras sociales y culturales pueden resultar comparables con las del resto de los países mediterráneos, el proceso de modernización o liquidación de sus respectivos sectores tradicionales fue mucho más rápido y estuvo comparativamente poco acompañado por medidas reguladoras. Esto les dio menos tiempo de adaptación a lo que en la década de los años 1980 ya era un espacio económico altamente desarrollado y firmemente insertado en el bloque militar y político nordatlántico. Esta realidad explica muchas similitudes que hoy se dan entre estos tres países en el plano económico y social. Se reflejan, además, en una cierta sincronización de los ciclos políticos, que incluye el peso electoral de la izquierda alternativa, y aconsejaría una colaboración más intensa en el análisis de problemas comunes.

jueves, 26 de septiembre de 2013

Cambio del modelo productivo: hacia una economía solidaria de toda la casa


(Publicado en El Viejo Topo, primavera 2008)

Hay consenso en la izquierda sobre la necesidad de crear un nuevo modelo productivo que permita un desarrollo económico centrado en la dignificación del trabajo y en la sostenibilidad ambiental. Sin embargo, la izquierda alternativa no debe conformarse con propuestas de contenido exclusivamente técnico-económico insertadas en esquemas sectoriales tradicionales y dando por sentadas algunos de las realidades creadas por el neoliberalismo (sectores potencialmente competitivos en el futuro en sustitución de los presentes, número de puestos de trabajo que pueden crear los sectores ambientalmente más sostenibles en el actual contexto espacial y cultural etc.).  Por el contrario, sus propuestas deben partir de una visión global de la sociedad, insertarse en una propuesta de construcción de una economía solidaria de toda la casa. Además debe poner encima de la mesa la cuestión del poder (qué clases y sectores sociales son capaces de imponer o  bloquear un nuevo orden productivo) y, en definitiva, reflexionar sobre las alianzas necesarias para configurar un bloque social con capacidad de llevar a cabo y defender las alternativas propuestas.

domingo, 25 de agosto de 2013

Otra vez las mesas de convergencia para agrupar a la izquierda antineoliberal




Hacia finales de 2010 se hizo un llamamiento a la ciudadanía para que se agrupara en un espacio único y horizontal destinado a estructurar y estabilizar la oposición al neoliberalismo. Desde entonces han pasado muchas cosas pero el fraccionamiento de iniciativas y grupos, así como el desencuentro entre partidos antineoliberales, movimientos sociales y sindicatos sigue siendo demasiado grande. La experiencia de las Mesas de Convergencia podría ofrecer algunas respuestas. 

domingo, 21 de julio de 2013

Hoja de ruta urgente para una salida antineoliberal




1.  La materia prima para la construcción de un bloque antineoliberal está compuesta por  número importante de actores diversos.  Están repartidos de forma desigual por la geografía, las clases y los estratos sociales (juventud etc.), tienen formas distintas de interpretar o de priorizar los problemas y las salidas, utilizan lenguajes que no son los mismos e incluso tienen posiciones encontradas en algunos temas importantes. Pero tienen funcionalidades complementarias de forma que son insustituibles para la conformación de dicho bloque y ninguno de ellos es intercambiable por los demás. Forman un mosaico más que una jerarquía de actores. Son los siguientes:  

a.) las organizaciones políticas con vocación antineoliberal. Se dividen en:
a-1: organizaciones antineoliberales de “ámbito estatal” 
a-2: organizaciones antineoliberales de “ámbito territorial”

b.) la ciudadanía activa fuera de las organizaciones políticas. Se dividen en:
b-1: los miembros pasivos de las ONGs a los que se suman sus miembros más activos y constantes 
b-2: los ciudadanos que se han incorporado en los últimos años a nuevas formas de participación directa    

c.) el trabajo organizado. Se divide en:
c-1: los sindicatos de “proyección estatal”
c-2: los sindicatos de “proyección territorial”